sábado, 2 de agosto de 2014

Vacaciones

- ¡Qué silencio! ¡¡Cómo se notan las vacaciones!! ¡¡Qué barbaridad!! En algunos centros ese silencio ha protagonizado cada día; en otros, el ruido de pinturas, limpieza, obras... han llenado las horas...
Tranquilidad y añoranza con fecha de caducidad, pues sé que en septiembre todo vuelve, no falla.

Me aburro. Sé que este tiempo de descanso es necesario, pero necesito seguir. Me gusta despertar por las mañanas y ver a través de mis ojos de pizarra cómo los alumnos asisten con ganas, cómo aprenden cada día algo nuevo, cómo intentan superarse... Pero este tiempo es necesario, tanto para mí como para ellos.

Está bien que se olviden por un tiempo de las obligaciones diarias, de las presiones que provoca el estudio. Deben descansar. Y sé que van a volver con pilas recargadas, van a adoptar con ilusión los nuevos libros, los nuevos lápices, los nuevos retos...

Verano... Un período de cambio, los alumnos vuelven distintos: nuevos peinados, nuevas alturas, nuevos intereses... ¡a algunos hasta la voz les cambia! Y yo soy testigo, testigo mudo del crecimiento del futuro, de personas voluntariosas que trabajan por superar cada día con mayores dificultades, con nuevos obstáculos que saltar.


Me aburría un poco y por eso escribo. Espero aprovechar este tiempo como espero lo estén aprovechando los alumnos en verano. 

Voy a descansar y a disfrutar de este silencio temporal.

 Hasta septiembre... supongo.

Google+ Followers

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total